3 técnicas para conservar frutas y verduras

Comparte

Pasado el punto de maduración, las frutas y verduras permiten la entrada de bacterias y hongos. Sin embargo, este es un proceso que al menos podemos retardar.

Al vacío

Primero que todo, es importante tener en cuenta que los alimentos, al entrar en contacto con el oxígeno del ambiente, se exponen a desarrollar microorganismos que aceleran su degradación. En este sentido, mantenerlos al vacío puede ser una buena opción para ralentizar e incluso impedir que este desarrollo se active.

Deshidratación

Otra opción es la deshidratación o el secado de frutas y verduras, dado que la proliferación de microorganismos y las reacciones enzimáticas son procesos que requieren de un medio acuoso.

Ahora bien, ¿cómo se deshidratan las frutas y verduras? Una sencilla y efectiva fórmula consiste en aplicar una buena cantidad de sal o azúcar, ya que estos componentes, al entrar en contacto con algunos alimentos, inducen a la deshidratación por ósmosis.

Esto quiere decir que las moléculas de agua que se encuentran dentro del alimento, atraviesan las membranas y tejidos hasta salir al exterior, equlibrando la concentración de estos compuestos en ambos extremos.

Otra forma consiste en simplemente secar los alimentos con cierta temperatura -60 o 70ºc-, o bien bajo la acción del Sol. Esto activará el proceso de evaporación en el alimento. ¿Quieres un ejemplo? El paso de las uvas a pasas son el mejor caso.

Fermentados

Llegamos a la tendencia del momento, ya que muchas personas ya incursionan en el mundo de los fermentados y encurtidos. Se trata de un proceso de preservación a partir de sustancias ácidas, como el vinagre, que también ralentiza la acción enzimática de frutas y verduras.

Este proceso es sencillo y barato: necesitas sal y agua (aproximadamente 20 gramos de sal por cada litro de agua), y luego frutas o vegetales para introducir en la mezcla. Luego guardar, y más adelante, ¡disfrutar! La creatividad es el límite; desde rabanitos hasta mangos y zanahorias, todos adquieren un sabor especial.

Para terminar, ten en cuenta que, en general, una mezcla reposada a unos 18ºC, empieza a fermentar en 2 días.

¡Participa!

Deja tu comentario

Inscríbete a nuestra lista de correos

¿Quieres recibir más noticias?

¿Quieres seguir aprendiendo?

Lee artículos relacionados