¿Cómo usar La Vermi? Guía para principiantes

Comparte

El compostaje es una de las prácticas más antiguas y naturales para reciclar materia orgánica y convertirla en un producto rico en nutrientes que beneficia tanto a las plantas como al medio ambiente. Sin embargo, el proceso puede parecer complejo y hasta un poco intimidante. ¿Qué se puede compostar? ¿Cómo se controla el olor? ¿Qué hacer si aparecen insectos?

Aquí es donde La Vermi entra en juego, simplificando y enriqueciendo esta experiencia ancestral. En los siguientes pasos te enseñaremos a compostar con facilidad y éxito:

  1. Selecciona un lugar para La Vermi. Puede ser un balcón, patio o incluso dentro de tu cocina, ya que su diseño controla olores y evita la atracción de insectos.
  2. Comienza con la preparación de la compostera:
    • Monta La Vermi según las instrucciones.
    • Agrega una capa de material «café», como hojas secas o cartón para iniciar.
    • Agrega residuos orgánicos, alternando con capas de material «café» para mantener el equilibrio.
  3. Mantenimiento:
    • Revuelve tu compost cada semana para airearlo.
    • Controla la humedad para que esté como una esponja escurrida: ni muy seco ni muy húmedo.
    • Una vez que el material se descompone y parece tierra oscura y huele a bosque, tu compost está listo para ser usado.

Otras preguntas comunes:

  • ¿Qué puedes compostar? Frutas, verduras, cáscaras de huevo, café, té, papel y cartón sin tratar.
  • ¿Qué NO debes compostar? Carnes, lácteos, grasas y plásticos.
  • ¿Cómo controlar olores? Mantén un buen equilibrio entre materiales «verdes» y «cafés» y asegúrate de que tu compost esté bien aireado.
  • ¿Qué hacer si aparecen insectos? Un compost bien mantenido raramente atrae insectos dañinos, pero si ocurre, revisa el equilibrio de tu compost y ajusta según sea necesario.

Aprende a armarla

¿Cómo usarla?

¡Participa!

Deja tu comentario

Inscríbete a nuestra lista de correos

¿Quieres recibir más noticias?

¿Quieres seguir aprendiendo?

Lee artículos relacionados