¿De dónde proviene la mayor parte de la comida desperdiciada? Te sorprenderá la respuesta

Comparte

La mayor parte de este desperdicio proviene de los hogares, y luego vienen los servicios de alimentación y los establecimientos minoristas.

Sabido es que no se consume todo lo que se cultiva. A esto se le llama “excedente alimentario”. Pero lo que sí se puede evitar es al menos una parte de este excedente. Esto es lo que llamamos “desperdicio alimentario”, concepto que podemos incorporar y reducir con acciones sencillas y accesibles.

En relación con los excedentes alimentarios, se ha indicado que un 38% de todos los alimentos cultivados en Estados Unidos se quedan sin vender o consumir, según un informe publicado en 2023 por la organización ReFed. De todos modos, en relación con lo segundo, con respecto del desperdicio de alimentos, las personas comunes y corrientes podemos tomar cartas en el asunto.

Si bien el excedente de alimentos es un problema que se produce en fases principalmente productivas, el desperdicio es un problema que se produce en gran medida delante de nuestras narices: en nuestras propias cocinas.

El informe sobre el Índice de desperdicio de alimentos 2021, publicado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y la organización WRAP, muestra que la mayor parte del desperdicio alimentario proviene de los hogares, que descartan un 11% del total de alimentos disponibles. Luego siguen los servicios de alimentación, y los establecimientos minoristas, con un 5% y 2% de descarte, respectivamente.

Estos desperdicios tienen un impacto a nivel económico, social y medioambiental. Por ejemplo, la ONU también ha indicado que entre un 8% y 10% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero están asociadas a comida que no se consume.

Frente a estos datos, es importante tomar medidas. Según el estudio Radiografía del desperdicio de alimentos domiciliarios, realizado por Maggi e Ipsos en 2023, existen 3 instancias en las que se desperdician alimentos: al momento de comprar (79%), al momento de preparar (78%) y al momento de almacenar (81%).

Reducir el desperdicio de alimentos es una forma sencilla y eficaz de influir positivamente en el planeta, y ya lo sabes: podemos conseguirlo desde nuestras propias cocinas.

¡Participa!

Deja tu comentario

Inscríbete a nuestra lista de correos

¿Quieres recibir más noticias?

¿Quieres seguir aprendiendo?

Lee artículos relacionados