¡Hasta la última miga! 4 recetas en base a pan duro

Comparte

Chile es uno de los países en donde se consume mayor cantidad de pan, con lo que aprovechar el pan duro o pasado puede generar importantes cambios al evitar que sus sobras terminen en basurales o vertederos.

Entre los países de Sudamérica, Chile es el que consume mayor cantidad de pan. Según datos de la Federación Chilena de Industriales Panaderos (Fechipan), el promedio del consumo de pan a nivel nacional estaba entre 88 y 90 kilos per cápita en 2021.

Por otra parte, la Radiografía de la Alimentación en Chile, publicada por Elige Vivir Sano en 2021, indica que en un hogar promedio se compraban 17,5 kilos de pan, equivalente a 5,3 kilos mensuales por persona, convirtiéndose en la segunda categoría de alimentos de mayor consumo.

Asimismo, el pan es una de las categorías más relevantes a la hora de considerar los residuos orgánicos domiciliarios que se desperdician. En relación con el tipo de alimentos desperdiciados, se encuentra comida que alguien preparó que no fue consumida totalmente, y en segundo lugar frutas y verduras que no fueron cocinadas, y pan, según lo indica el estudio Radiografía del desperdicio de alimentos domiciliarios, realizado por Maggi e Ipsos en Chile, en 2023.

En este contexto, antes de pensar en compostar o vermicompostar el pan, como soluciones para evitar que los restos de pan duro o pasado terminen en vertederos o basurales, aportando al calentamiento global, puedes aprovecharlo hasta la última miga:

  1. Primero que todo, vamos con un truco: moja el pan por todos lados y ponlo a tostar. Ya verás como vuelve a quedar blando y sabroso.
  2. Ralla el pan duro y utilízalo para preparar berenjenas apanadas, ¡te sorprenderán!
  3. Mezcla y pica el pan duro en pedazos pequeños y mézclalos con aceite y otras hierbas. Luego hornea y podrás untar los pedazos en sopas o aprovecharlos en ensaladas como crutones.
  4. ¿Fan de las tostadas francesas? Lo bueno de estas es que no necesitan que el pan esté fresco. Al remojarlo en huevos y leche, y luego freirlo, el pan duro logra un resultado similar y delicioso.

Recuerda que primero viene lo primero: ¡aprovecha tus alimentos antes de que se conviertan en residuos!

¡Participa!

Deja tu comentario

Inscríbete a nuestra lista de correos

¿Quieres recibir más noticias?

¿Quieres seguir aprendiendo?

Lee artículos relacionados