Primero lo primero:

Buenos hábitos para prevenir la generación de residuos orgánicos.

Pensar antes de comprar, almacenar correctamente, y preparar platos aprovechando restos de frutas, verduras y otros alimentos, son algunas claves para prevenir la generación de residuos orgánicos.

Preparaciones provechosas

Hasta la última miga

  • Sabido es que no se consume todo lo que se cultiva. A esto se le llama “excedente alimentario”. Pero lo que sí se puede evitar es al menos una parte de este excedente. Esto es lo que llamamos “desperdicio alimentario”, concepto que podemos incorporar y reducir con acciones sencillas y accesibles.

  • Compostar o vermicompostar son excelentes alternativas para evitar que los residuos orgánicos terminen en vertederos o basurales, aportando así al calentamiento global. Pero antes de llegar a este punto, puedes aprovecharlos en tu cocina.

  • En relación con el tipo de alimentos desperdiciados, se encuentra comida que alguien preparó que no fue consumida totalmente, y en segundo lugar frutas y verduras que no fueron cocinadas, y pan, según lo indica el estudio Radiografía del desperdicio de alimentos domiciliarios, realizado por Maggi e Ipsos en Chile, en 2023.

Almacenamiento de alimentos

Conserva mejor, desperdicia menos

Compra inteligente

Planifica tu comida